Una niña de un año y medio fue asesinada y su abuela y su tío resultaron heridos en un ataque a balazos contra el frente de una vivienda en una localidad del Gran Rosario, y se investiga si se trató de un ataque mafioso ya que las víctimas estaban amenazadas y hace menos de un mes otro integrante de la familia fue asesinado de 10 balazos por sicarios, informaron hoy fuentes policiales y judiciales.

El hecho se registró alrededor de las 19 del lunes en la vereda de una vivienda ubicada en la calle Mitre al 2600, de la localidad de Villa Gobernador Gálvez, lindera al sur con la ciudad de Rosario, y los agresores, tras consumar el ataque, huyeron en un automóvil marca Peugeot gris que horas más tarde apareció incendiado en la misma zona.

Según los investigadores, todo comenzó cuando varios integrantes de una misma familia se hallaban conversando y tomando mate sobre la vereda, en la puerta de su casa y, en determinado momento, comenzaron a recibir balazos disparados por delincuentes que se movilizaban en un vehículo.


Consecuencias del ataque


Como consecuencia de la balacera, una beba de un año y medio, su abuela de 41 años que la llevaba en brazos y su tío de 22 recibieron heridas en distintas partes del cuerpo, por lo que fueron trasladados por vecinos y otros familiares al Hospital Zonal Anselmo Gamen.

Allí, los médicos constataron que la niña, identificada como Geraldine Mora Gómez, presentaba tres heridas de arma de fuego, una en la sien, otra en el muslo izquierdo y la tercera en brazo derecho.

Debido a la gravedad del cuadro clínico, la beba fue trasladada al hospital de niños Víctor J. Vilela de Rosario, donde alrededor de las 22 los médicos informaron su fallecimiento, añadieron los informantes.

En tanto, una mujer, identificada como Sandra C. (41), y un joven de 22 años, llamado Julián S., resultaron heridos también a balazos en las extremidades y permanecen internados estables y sin riesgo de vida en el hospital Gamen.

Según el relato del abuelo de la beba, llamado como Juan Carlos Sánchez, todo comenzó cuando se hallaban en la puerta de su casa tomando mate y comenzaron a ser atacados a balazos.

"Desde un auto abrieron la ventanilla y comenzaron a disparar", relató Sánchez a la prensa local, tras lo cual agregó que él se salvó "de milagro".