Después de casi tres años de estudio, la Comisión Nacional de la Competencia (CNDC) emitió su dictamen sobre la fusión entre ESPN (controlada por Disney) y Fox. El documento, de 138 páginas, establece una serie de condiciones que la empresa del ratón Mickey deberá cumplir si es que pretende anexar la otra señal. La principal es desinvertir. Es decir, que los derechos de TV de una serie de eventos que estaban en cabeza de FOX pasen a manos de otro competidor de la TV por cable.

En concreto, una de las medidas de la resolución establece que hasta tanto se cumplan con las condiciones impuestas (el plazo es de un año, con una posible prórroga de seis meses), y según el comunicado emitido por la CNDC, Disney “deberá transmitir de manera abierta y gratuita (...) dos partidos de la liga local de fútbol actualmente emitidos por el canal premium de Fox Sports, uno de los cuales deberá ser necesariamente River o Boca, ya que estos dos equipos son los de mayor convocatoria y audiencia”.

De esta manera, si los dos equipos más grandes van a partir de ahora (y por los próximos 12 o 18 meses) por TV abierta habrá que ver la viabilidad del pack fútbol, que millones de abonados pagan mes a mes para ver los partidos a través de Fox Sports Premium y TNT Sports. “Algo del modelo de negocios del fútbol premium deberá cambiar”